Presentación literaria “A ORILLAS DEL ODIEL” de Agustín Medel Pérez

El ansia y la curiosidad por conocer el devenir humano y social de la aparentemente pequeña historia de mi querida ciudad me involucró en indagar su desarrollo desde tiempos atrás, preferentemente de cierta zona. Varias han sido mis profesiones: músico, agente de seguros, bancario, etc. Con tanto trabajo nunca tuve tiempo para dedicarme a escribir, aun cuando siempre lo tuve en mente. Tras muchos años de cotización computados, me llegó la liberación laboral. Lúcido, soñador y con la perspectiva de no dejar de agitar las neuronas a fin de permanecer vivo, me aficioné a consultar el Archivo Municipal de Huelva, de donde le logrado sacar una serie de documentos curiosos y desconocidos hasta ahora, que aclaran parte de nuestra evolución a través de los últimos siglos.

Es mi deseo que si alguien lo lee sea de su agrado

 

AGUSTIN MEDEL PEREZ

 

A MODO DE INTRODUCCION

 

Existen historias pequeñas y cotidianas que tienen su cabida en hechos y vidas que nunca ocuparan un lugar preeminente en monumentos o celebraciones, pero que sin duda forman parte de los ciudadanos que la vivieron.

El lector tiene delante un libro de lo que estuvo vivo y ahora es pasado. Es entrañablemente onubense, está escrito a pinceladas de recuerdos que diseñan un cuadro perfectamente construido de una Huelva en blanco y negro. Es una película con personajes, anécdotas y paisajes que cierra el telón, no con la palabra Fin sino Ayer.

Nuestro querido amigo Agustín Medel es un testigo de excepción y curioso en su conocimiento. A la agilidad de su pluma, se une el profundo amor a su tierra.

Esto hace que lo que fuera cotidiano se convierta en crónica que alimenta el recuerdo de los onubenses que lo fueron ayer y lo sigue siendo hoy, aunque estemos ya tan lejanos de los acontecimientos que el tiempo se llevó para siempre.

Hay una particularidad en este libro que lo hace singular de manera muy notoria: Los sufrimientos, aventuras y desventuras sufridas por aquel ínfimo pueblo de mediados de los siglos XIX y XX a fin de dejarnos para la posteridad el espacio y las obras suficiente para iniciar su desarrollo.

De toda la documentación elaborada por multitud de investigadores y cronistas sobre nuestra localidad, había un amplio vacío de información sobre el cómo y cuándo se empezó dicha obra de transformación y como se logró.

Tras años de investigación -primordialmente en el Archivo Municipal- y muy a “grosso modo”, Agustín nos va esbozando año tras años la evolución que adquirió la ciudad básicamente en lo concerniente al entorno de Rio Odiel, referenciándonos los muelles, los teatros, las salas de fiestas, los cabaret, los prostíbulos y demás locales de diversión y entretenimientos para disfrute y gozo de los miles de personas locales e inmigrantes llegados a nuestra ciudad.

Pero es hora de acodarnos junto a nuestro amigo Agustín en el mostrador del Bahía o del Rocío, o de la taberna del Uno o del bar Skandinavia o de tantos otros y tomarnos, sin prisa, unas copas, dejándole que nos relate, como trompetista que fue de aquellos cabaret, cosas censuradas de aquella época que ya no volverá pero que su escrito las ha salvado para siempre del total olvido.

EL CAPITAN DE LAS DUNAS

  • 00

    días

  • 00

    horas

  • 00

    minutos

  • 00

    segundos

Deja un comentario